Rebaja de la fiscalidad para los ganaderos y agricultores que tributan por módulos

cabras 3

El Gobierno ha decidido una rebaja en la fiscalidad agraria para el colectivo mayoritario de agricultores y ganaderos que hacen sus declaraciones de la renta por el sistema de módulos o estimación objetiva.

El acuerdo de Hacienda para reducir los pagos del sector agrario respondería a las especiales condiciones que atravesaron la campaña pasada una serie de producciones agrarias, especialmente las agrícolas, consecuencia fundamentalmente de inundaciones, incendios o heladas. La rebaja afecta a todo el territorio nacional y es muy diferente según las zonas afectadas, llegando a fijar módulos concretos para cada municipio.

Los fenómenos meteorológicos más graves sufridos por el sector agrario en 2013 se concretaron en lluvias continuas durante los primeros meses del año que convirtieron el campo en un mar. El agua causó daños especialmente en zonas cercanas a las riberas de los ríos en las superficies de cereales de la mitad norte de la península, así como a las producciones de hortalizas, viñedos, frutas y forrajes. Además, la rebaja fiscal también tiene en cuenta los problemas de precios en los mercados.

Para el conjunto de las comunidades autónomas, la rebaja de los módulos es general en leche de vaca, donde pasa del 32% al 16%, y para flores y plantas ornamentales, que baja del 37% al 22%. Para el resto de las producciones, la rebaja es variable y se aplica comarca por comarca y hasta localidad por localidad.

En cereal y cítricos, el módulo pasa de un 26% hasta un abanico que oscila entre el 0,05% y el 13%. En el olivar se pasa del 26% a entre el 0,05% y el 18%. En patata el módulo baja del 37% al 19%. En uva de mesa, del 42% al 16%. En las producciones ganaderas destaca el porcino de carne, donde el módulo cae del 13% al 9%, y el porcino de cría, donde lo hace del 26% al 18%.

La organización agraria Asaja se ha felicitado por la medida, mientras desde la Unión de Pequeños Agricultores se reclaman más rebajas para las cabañas ganaderas.

Las excesivas lluvias también han afectado negativamente en algunas zonas a la cosecha de cereales, aunque en parte de los secanos de Aragón ha sido la falta de agua la protagonista. La cosecha de cereales de invierno en esta campaña ascenderá a poco más de 17 millones de toneladas frente a los 19,4 millones de toneladas de la campaña anterior, un 12% menos, según la primera estimación del Ministerio de Agricultura. Esto supone que habrá una buena cosecha, aunque se halle por debajo de la campaña excepcional de 2013. Las superficies de siembra se han mantenido estabilizadas con reducciones en maíz.

Para el conjunto de los trigos se maneja una previsión de 6,94 millones de toneladas frente a los 7,6 millones de la campaña anterior.

Fuente noticia: http://economia.elpais.com/economia/2014/04/27/actualidad/1398627814_869464.html