Villanueva sufre al lobo

Villanueva (Allande)
Pepe RODRÍGUEZ

Manuel López Canto, ganadero de Villanueva del Valledor (Allande), cuenta 25 cabras menos de las que tenía. Se le quedaron en el monte un par de noches y los lobos acabaron con ellas, explica. «Tengo 500 madres y a veces algunas se dispersan y no puedes controlarlas para guardarlas por la noche. Me ha pasado un par de veces, y en una noche me cepillaron 15 cabras y en otra 10. Esto es como para cabrearse mucho, como para mandarlo todo al garete», se lamenta Manuel.villanueva-sufre

Este ganadero lleva 50 años viviendo del pastoreo. Nació en Dou, un pueblo de Ibias, y desde los seis años vive en Villanueva. Su rutina incluye ir todos los días con sus cabras a las tierras del Pozo de las Mujeres Muertas y volver a llevarlas a la cuadra al caer la noche.

Dice que nunca ha habido tantos lobos como ahora, que nunca el monte ha estado tan abandonado y que nunca ha sido tan difícil trabajar. «Quiero decir una cosa a los políticos que tanto protegen al lobo: si estuviese controlado habría mucho más ganado y sería más descansado este trabajo», apunta Manuel.

De la misma manera, el ganadero de Villanueva lanza un mensaje general sobre el mundo rural y el nivel de paro actual: «Yo digo, y es fácil demostrarlo, que se podrían generar 12.000 empleos de pastoreo, con unos 300 animales cada uno de ellos. Eso haría que los montes estuvieran limpios, que bajase hasta un 80% el riesgo de incendios y que hubiese trabajo porque yo, que no tengo los conocimientos de un político, no me puedo imaginar qué empresa van a generar que dé 12.000 puestos de trabajo, ¿a que no?».

López Canto, en la defensa de su profesión, hace el cálculo, «no lo hago yo, es el que es, es una verdad incuestionable», de que cada cabra consume, cada día, entre 10 y 12 kilogramos de material potencialmente inflamable en un incendio y en 24 horas los convierten en abono natural para el campo. «¿No es eso el verdadero ecologismo?», se pregunta. Manuel, que sabe que tendrá que demostrar que sus cabras fueron atacadas por los lobos, ha tenido sus más y sus menos con la administración por los pagos de los daños: «Dan una limosna, y eso si consigues encontrar las cabras que te faltan, que muchas veces es casi imposible en el monte por lo que corren delante del lobo».

«Es muy fácil decir que fue el cabrero el que prendió el fuego del Valledor, pero yo no fui»
Manuel López Canto ha sido señalado por algunos de sus vecinos como la persona que inició el fuego que arrasó 2.000 hectáreas del Valledor en octubre de 2011. Aquel fuego comenzó en la zona del Pozo de las Mujeres Muertas, por donde trabaja Manuel. Y él sabe que hay gente que lo comenta. Por eso, ante la pregunta de si fue él quien inició aquel fuego, responde: «¡Vaya pregunta! ¿Así que usted también lo ha oído?… Es muy fácil decir que fue el cabrero el que prendió el fuego del Valledor, es muy fácil decir mentiras. Por supuesto que yo no hice el fuego. Mire, dicen que el fuego empezó en Villanueva, hasta el propio alcalde de Allande (José Antonio Mesa) lo dijo, y eso es una gran mentira: empezó en la zona de Fonteta, como sabe todo el que se ha molestado en comprobarlo».

Manuel está acostumbrado a ser el objeto de especulaciones de este tipo: «Mire, esto no es nuevo, no es de ahora, viene desde hace años: cuando se origina monte en el fuego lo primero es decir “es el cabrero”, esté el cabrero a 10 kilómetros o a 25. Antes, cuando había 20 cabreros quedaba la cosa repartida, ahora que prácticamente quedo yo solo…».

El cabrero de Villanueva, que se considera el máximo perjudicado por el fuego y por los acotamientos posteriores que ordena la ley, exclama: «A cuenta del fuego hay viviendo mucha gente. De la misma manera que a cuenta del ecologismo hay viviendo mucha gente, mucha gente en el asfalto, en las aceras, de bar en bar, que nunca hicieron nada por el monte».

Fuente de la noticia
Fuente de la noticia